fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
8 C
Madrid
sábado, marzo 2, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Noche de Paz ★★★ (2023)

Crítica Noche de Paz película dirigida por John Woo con Joel Kinnaman, Catalina Sandino Moreno, Kid Cudi

John Woo regresa haciendo lo que mejor sabe hacer: cine de acción.

Justicieros y venganza

El director se acerca a la fórmula de lo que Quentin Tarantino denomina en su libro Meditaciones sobre cine “venganzamática”. Subgénero del cine de acción en boga en los años setenta y ochenta, asociado a la ola de crímenes e inseguridad ciudadana que vivían las urbes estadounidenses en esos momentos, esta fórmula dominó el cine de explotación filtrándose incluso a las películas de gran estudio, viajando desde el gueto de las producciones de serie B hasta las propuestas de los grandes estudios en la serie A, en una cosecha en la que destacaron las películas protagonizadas por Charles Bronson dando vida al arquitecto Paul Kersey que decide cobrar venganza por su cuenta al margen del sistema legal para vengar el ataque que sufren su mujer y su hija, convirtiéndose en un justiciero urbanita en la saga iniciada con el largometraje El justiciero de la ciudad (Michael Winner, 1974). En esa misma línea salieron imitadoras de todo tipo, como El exterminador (James Glickenhaus, 1980), mientras la moda saltaba incluso a películas con más aspiraciones como Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976). El asunto daría además alas a un personaje de la editorial Marvel al que ocasionalmente también recuerda el protagonista de Noche de paz, Frank Castle, alias The Punisher, conocido en España como El Castigador, metido desde hace años en una cruzada de venganza, y trasladado al cine y la televisión.

La situación de Castle es demasiado similar a la que atraviesa el protagonista de Noche de paz como para no pensar que dicho personaje de las viñetas ha sido una fuente de inspiración para el guion de este nuevo largometraje de John Woo: un hombre ve morir a su hijo bajo las balas de unos pandilleros, daño colateral en una guerra callejera que no es la suya ni la de su familia.

Acción en silencio

Naturalmente eso destroza su vida y su matrimonio y le condena a seguir una cruzada de venganza imparable contra los asesinos.

Para redondear el argumento el padre vengador resulta herido en las cuerdas vocales, lo que le impide hablar, abundando en sus problemas de comunicación y aislamiento que acaban por alejarse de su esposa, y de paso le sirven a John Woo para jugar con la posibilidad de ahorrarse diálogos que no aportarían por otra parte nada realmente novedoso a la fórmula y extirpados de la película con ese pretexto argumental tampoco tienen la oportunidad de ser el previsible lastre de obviedad tan habitual en otras películas que siguen este tipo de fábulas.

Joel Kinnaman en Noche de paz
Joel Kinnaman en Noche de paz

Woo lo tiene claro y deja que de la mitad de su relato hacia el final este se convierta en una repetición de las estaciones del género: entrenamiento, enfrentamiento con la primera víctima de la venganza, la más difícil, y posterior enfrentamiento en batalla urbana con el resto de los asesinos del niño.

Y como he dicho, Woo dirige muy bien acción, aunque ciertamente en los últimos tiempos sagas como las de John Wick y Misión imposible o películas como Redada asesina le han puesto muy difícil al director sorprender tanto con su abordaje de las secuencias de acción en este largometraje. No obstante, en su conjunto, donde mejor funciona la película es en su fase más trepidante.

El problema es que antes de llegar a la misma Woo se empeña en repetir una y otra vez, en todo caso más veces de las recomendables -que son cualquiera que pase de una vez- una carta melodramática y algo más llorona de lo recomendable, con repetición de las tópicas y bidimensionales imágenes del asesinato del niño y los juegos de este con su padre. Esas imágenes de melodrama son forzadas, reiterativas, innecesariamente insistentes, y acaban convirtiéndose en un lastre que la trama de acción propiamente dicha no necesita en esa clave de excesivo protagonismo para mostrar las vulnerabilidades obvias del protagonista. A ver, han matado a su hijo a tiros. Con eso está todo dicho, no es preciso insistir tanto en la motivación del furibundo padre. Es obvia.

Algo similar ocurre con el conflicto del matrimonio, que llevado por la falta de posibilidad de diálogos entre los cónyuges, aporta menos carga dramática de la que el director pretende.

Incluso con todo ello, la película es entretenida.

                                                              Miguel Juan Payán

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp o Telegram para recibir las noticias en tu móvil o únete al grupo AccionCine de Telegram para conversar de cine y hacer amigos. 

2013 2018 accion analisis anime Avatar avengers Batman bluray cartelera Christopher Nolan cine criticas crítica Deadpool disney entrevista españa estreno James Cameron juego de tronos manga marvel Netflix opinion pelicula poster remake review Revista secuela Series Tv Spiderman Star Wars Sylvester Stallone taquilla taquillas The Batman Tom Cruise Trailer vengadores Vengadores: Endgame video videocritica zack snyder

Copyright 2023 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

Miguel Juan Payán
Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos