AccionCine tu revista de cine y series
10.1 C
Madrid
miércoles, febrero 8, 2023
PUBLICIDAD

Entrevista Mathieu Amalric por Abrázame fuerte

Entrevista Mathieu Amalric nos habla de Abrázame fuerte

“No es que descubramos la verdad al final, es que la realidad te muestra que no querías verlo, porque te estabas protegiendo”. Así define Mathieu Amalric la sensación que deja el final de su última película como director, el drama Abrázame fuerte. Una película poderosa e intimista que en apenas 90 minutos nos cuenta el drama de una mujer que, una mañana, emprende un viaje alejándose de su familia. ¿Por qué? ¿Qué la lleva a escapar por carretera de una aparente vida perfecta? ¿Es eso lo que está sucediendo realmente? Amalric es actor de renombre y le hemos visto en películas como Munich, Quantum of Solace, El gran hotel Budapest o La escafandra y la mariposa, pero también tiene una larga carrera como director. De la película y de muchos de sus secretos nos habla en esta entrevista en exclusiva.

Le conocemos mucho por su carrera como actor, pero es mucho más selectivo a la hora de dirigir películas. ¿Qué le atrajo de esta historia para convertirse en su siguiente proyecto?

¿Qué es lo que me atrajo?… En cualquier caso no era la idea de filmar a una mujer que llora. Yo lloré al leer el guión, sí, pero buscaba una manera de buscar la realización de la vida, que siempre encuentra una manera de salir. No estaba yo enamorado de lo trágico, sino de la forma en que Claudine Galea, la autora de la obra de teatro, encontró a través de la inmersión en el relato para, a través de ese autoengaño, vemos a una mujer que abandona a su familia. ¿Por qué hace esto? ¿O tenemos envidia porque nosotros también queremos irnos de casa? No sabes qué pensar, y en realidad no es nada de eso. Eso es… como una grieta por la que se cuela la luz en la pared, y ahí hay cine. En esas dos placas tectónicas que chocan y se separan. Y, con imagen y sonido, que es lo único que tenemos, la idea es crear sensaciones, utilizar la luz, el encuadre, los rostros… y está Vicky (Krieps, la protagonista), y Vicky trae una fuerza de otro mundo, trae la quinta dimensión.

Entrevista Mathieu Amalric
Mathieu Amalric

Ha mencionado a Vicky y sin ella no tendríamos película. ¿Fue complicado encontrar una actriz que tuviese ese equilibrio entre la contención y en exceso?

Sí, sí que lo fue. Las productoras de la película me invitaron a intentar encontrar a la actriz, y comencé haciendo una lista de los objetos que aparecían en la obra de teatro. Todos los objetos. Al cabo de un día y medio de hacer esa lista, apareció Vicky ahí, en mi cabeza. Porque lo que había visto de ella no era sólo la película El hilo invisible, que había visto cuatro o cinco meses antes, era esa camarera que la primera vez que aparece en esa película, la primera vez que pasa por la puerta, te deja una sensación de deja vu. La conozco. Nos conocemos. A veces sucede, hay personas con las que pasa. Así fue. Por eso decimos que es nuestra película, porque también el personaje que interpreta es la proyeccionista, ella es la editora, la editora mentirosa de la historia que vemos.

Tiene mucho sentido eso que dice porque, como espectadores, no es un thriller, pero sí que parece un puzle que debemos recomponer para entender todo lo que ha sucedido, ¿verdad?

Sí. Hay abismos… es algo que vemos por ejemplo en la escena de las crepes, en la que ella dice algo y su voz se cuela en la cabeza de él, y él no quiere. Habían conseguido olvidarla, tener una vida sin ella. Y ella tiene que volver a seducirlo, puesto que él ya no quiere nada de ella. Y ella lo consigue. Habíamos rodado esa escena en primavera, en la primera parte, y Vicky estaba arriba, tenía una habitación con un micrófono y una pantalla, y Arieh (Worthalter, coprotagonista), tenía un pinganillo y podían comunicarse en directo. Los niños no. Solo él escuchaba esas voces. Rodamos eso, lo montamos y quedó muy bonito. Seis meses después volvemos a esa cocina, con la mesa, y me doy cuenta de que la escena que rodamos, en realidad, estaba ahí en esa mesa. Con ella sola. Porque estaba sola, durante esa escena. Habíamos rodado un lado, una toma larguísima, de 25 minutos. Y ahora teníamos a Vicky. Le pusimos la escena montada, pero no quiso verla, solo aprender el audio. Se lo aprendió de memoria y así lo hicimos. Teníamos el otro lado. La realidad. Y la realidad era esa, una mujer sola. Luego en montaje juntas las dos cosas y entonces se abren abismos.

Entrevista Mathieu Amalric
Mathieu Amalric

¿Como director, es diferente el proceso creativo cuando usted aparece delante de las cámaras a cuando, como en esta película, decide no hacerlo?

Me di cuenta de eso en esta película. Por momentos pensaba “Joder, qué placer no actuar”. También porque tenía que encontrar un hombre para Vicky, lo cual no era fácil, porque es un melodrama, tenemos que sentir pena, tenemos que sentir pena de que estos dos cuerpos que sexualmente se atraen, y eso era muy importante, que han construido una vida juntos, ahora se enfrentan a una tragedia. Para que sintiésemos mesa pena hacía falta que el hombre entendiese la naturaleza. Vicky es alguien que viene del bosque, los animales, la naturaleza… y Arieh también. Había algo muy físico, algo que tenía que percibirse porque yo sabía que no estarían casi nunca en el mismo plano en la película, así que tenía que sentirse. Es algo impresionante ver a este hombre joven, fuerte, maravilloso con los hijos… los niños le adoran, es un imán de niños… perfecto. Estuvo bien no actuar en esta película. Cuando yo he actuado en mis películas era porque interpretaba a alguien junto a las mujeres de mi vida, o de mi antigua vida. Con Jeanne (Balibar, su ex mujer), con Stephanie Cléau (su expareja)… En La habitación azul aparezco porque no quería que se tratase de un documental sobre las chicas. Y si soy yo quien aparece delante de las cámaras puedo ser un ridículo. Es mucho más difícil pedirle eso a otro actor. Pero aquí me ha gustado no actuar. Pero aquí nunca estuvo en la cuestión, nunca se planteó. Porque hacía falta alguien de la edad de ella. Lo fuerte era que fuesen dos jóvenes los que son arrastrados por la fuerza de la vida, no una mujer que vive con un tipo más mayor. No. Eso no era posible.

Jesús Usero

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Jesús Usero
Periodista cinematográfico experto en televisión

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos