fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
26.2 C
Madrid
jueves, junio 13, 2024
PUBLICIDAD

JOSE TORIJA, el actor bajo el monstruo de LA HERENCIA VALDEMAR

la-herencia-valdemar-foto6

La herencia Valdemar ha puesto en la galería de criaturas monstruosas del cine a un nuevo ejemplar de engendro creado a base de mucha paciencia por los maquilladores y por José Torija, el actor encargado de darle vida tras la máscara, un ciudadano singular del planeta cine que tiene ya en su haber una amplia galería de criaturas monstruosas y personajes tan exóticos como la temible Geisha Vengadora. En la siguiente entrevista nos cuenta su experiencia como engendro en las dos partes de la más reciente adaptación del terror de H.P. Lovecraft emprendida por el cine español.

la-herencia-valdemar-foto6

La herencia Valdemar ha puesto en la galería de criaturas monstruosas del cine a un nuevo ejemplar de engendro creado a base de mucha paciencia por los maquilladores y por José Torija, el actor encargado de darle vida tras la máscara, un ciudadano singular del planeta cine que tiene ya en su haber una amplia galería de criaturas monstruosas y personajes tan exóticos como la temible Geisha Vengadora. En la siguiente entrevista nos cuenta su experiencia como engendro en las dos partes de la más reciente adaptación del terror de H.P. Lovecraft emprendida por el cine español.

FOTO 1

–  Conocemos al engendro de La herencia Valdemar, pero no al actor que se oculta tras todo ese elaborado maquillaje, así que preséntate a nuestros lectores.

– Me llamo José Torija y soy actor, aunque yo prefiero la palabra intérprete. Lo de actor me suena demasiado serio y respetable. Siempre he tenido a los actores y actrices, sobre todo a los norteamericanos, como mitos o dioses de un Olimpo demasiado lejano e inalcanzable para un simple mortal como yo. La verdad es que mi entrada en el mundo de la interpretación empezó a una edad tardía. Soy licenciado en interpretación por la Escuela de Cine de la Comunidad de Madrid (ECAM), promoción 1997-2000. Hay que pensar que en el 97 cuando realicé las pruebas de acceso yo tenia 36 años y ningún pasado artístico…Miento…presenté un festival con 14 años en el colegio…eso era todo. Mi pasado antes de ingresar en la escuela había sido la hostelería, una licenciatura en Ciencias Políticas en la Complutense y un Master en negocios internacionales en EE.UU. Pero un día, leí en el periódico la convocatoria de pruebas de acceso a la ECAM y decidí apuntarme a las pruebas por si sonaba la flauta…y sonó. Un mundo nuevo y mágico se abrió para mí. Esta experiencia vital me ha permitido aprender de personas como Emilio G. Caba, Antonio Valero, Jaime Chavarri, Fernando Méndez Leite, Enrique Gabriel, Mario Cámus, Eva Lesmes, Miguel Hermoso, Chus Gutiérrez y rodar bajo las ordenes de Paco Plaza (compañero de promoción en la ECAM) en cortos como La geisha Vengadora, Abuelitos o en la película Cuento de Navidad. He colaborado en mas de 30 cortometrajes, varios anuncios, videoclips, alguna serie de televisión (El secreto, Quart, C.L.A no somos ángeles, La Lola)… Mi último trabajo ha sido La herencia Valdemar de J. Luis Alemán, donde hago el papel de engendro.

¿Cómo ha sido tu experiencia monstruosa en La herencia Valdemar?

– La verdad es que ha sido una experiencia dura, por el proceso de maquillaje, pero al mismo tiempo gratificante por la envergadura del proyecto y el trato recibido. Por otra parte soy un gran aficionado al cine fantástico y de terror, sobre todo el de monstruos. El interpretar el papel de engendro en esta película ha contribuido a mi admiración por el género desde otra perspectiva.

–  ¿Qué opinión te merece el terror según H.P. Lovecraft? ¿Crees que tiene cabida en el tipo de historias de terror que copan la cartelera actualmente?

– Aunque no soy un especialista en este autor, por lo que tengo entendido es bastante difícil trasladar su cosmología al cine. Creo que ha habido algunos intentos con mayor o menor fortuna…Me estoy acordando de Hellraiser que creo que está influida por sus relatos y que me encantó. Supongo que los seguidores más puristas del autor se sentirán defraudados hasta la fecha. Espero que La Herencia Valdemar satisfaga tanto a los seguidores de Lovecraft como a aquellos que no lo son, dado el conocimiento, cariño y respeto con que el director ha tratado sus escritos. Creo que este tipo de historias tienen cabida en la cartelera actual, pero no olvidemos que tiene que competir con el terror sangriento y adolescente que pulula por nuestras pantallas.

–  La herencia Valdemar te permitió trabajar con Paul Naschy en la que fue su última película. ¿Qué recuerdas de esa experiencia?

– Bueno qué puedo decir yo a estas alturas de un mito…la verdad es que dado mi papel me pasaba bastantes horas en maquillaje…pero en los planos que coincidí con él siempre aportaba su buen hacer y conocimiento para facilitar la ejecución del trabajo. Por otra parte, coincidí con Paul un par de veces en la cafetería del hotel en Cantabria donde estábamos rodando en ese momento (ahí estaba yo…no me lo podía creer, hablando con Paul Naschy) me contó lo mucho que le querían en Japón y EE.UU., y con cierta tristeza sentía que ese reconocimiento no fuera de igual manera en nuestro país.

–  ¿Por qué decidiste dedicarte a la interpretación? ¿Seguías algún tipo de referente concreto, alguna inspiración?

– En primer lugar, y aunque peque de repipi, por mi amor y admiración por el cine. Como he explicado antes todo fue producto de presentarme a las pruebas de la ECAM…y sonó la flauta. La interpretación  me parecía algo demasiado serio para dedicarme a ello y sobre todo a  una edad tan tardía.  También están las preguntas que te haces a ti mismo: ¿valdré yo para esto? ¿Serïa yo capaz de transmitir las mismas sensaciones que he recibido como espectador? Creo que ahí están las claves.

FOTO 3.0

Háblame de tus tiempos como protagonista de La Geisha vengadora y tus trabajos con Paco Plaza.

– Ya he comentado que fui compañero de promoción de Paco Plaza en la escuela de cine. Paco es un amante del cine de terror y ciencia ficción como demuestra en sus películas. La Geisha vengadora fue una práctica que realizamos en la escuela y que se convirtió en un clásico dentro de este ámbito. Yo hacia de la Geisha, un personaje de una serie que descubre después de muchos años de interpretar ese papel que la serie se va a cancelar, con lo que decide hacerse el harakiri en el último capítulo. Tengo un gran cariño a este personaje porque la estética era  muy impactante y los supuestos créditos del principio de la serie eran un juego de sombras muy espectacular. Luego rodé con Paco un corto llamado Abuelitos, donde me envejecieron para parecer una persona de 60 años. Este corto tiene algunos planos geniales y crea un desasosiego tremendo. Años después de la escuela Paco me invitó a hacer de zombie para Cuento de Navidad y  esa ha sido nuestra relación profesional hasta ahora.

¿Cuál ha sido el maquillaje más complejo al que te has enfrentado hasta el momento y por qué?

– Destacaría dos, el de zombie en Cuento de Navidad, pero sobre todo el de La Herencia Valdemar. Hay que pensar que en este último nos tirábamos entre 4 y 5 horas para ensamblar todas las piezas del maquillaje y otras 2 o 3 para quitármelo. Es un trabajo muy fino y tedioso a lo que hay que añadir el calor reinante en verano y en el plató.

06100006

¿Con cuál de las criaturas que has interpretado hasta el momento te quedarías?

– Yo diría que con el engendro de La Herencia Valdemar, pero no quiero ser restrictivo. Cada criatura tiene su puntillo: la momia, Drácula, zombie, Geisha…a todos les guardo mucho cariño.

¿Qué truco compartirías con tus compañeros de oficio para aguantar el duelo con las prótesis, el maquillaje y demás parafernalia?

– Paciencia, paciencia y paciencia… Hay que tener en cuenta que son muchas horas en la sala de maquillaje. Luego, el calor o el frío según el caso, que pasas con el maquillaje puesto. Además lo primero que se hace normalmente es un molde en escayola del actor  para trabajar luego sobre este molde las diferentes prótesis. Cuando estás debajo del molde de escayola la sensación es claustrofóbica y no todo el mundo lo aguanta. Por ultimo, te ayuda el ser un incondicional del género y los monstruos.

En la misma línea, ¿cómo impones tu presencia como actor bajo el maquillaje?

– Esta es una pregunta curiosa porque cuando tienes el maquillaje puesto tú piensas que sigues siendo el mismo pero eres consciente que los demás te perciben como una criatura monstruosa, con lo cual tienes el 90 % del camino andado. Es decir, tu sola presencia en el plató ya intimida, con lo cual con poco que hagas ya impones tu presencia. Se da la paradoja que en algunos rodajes la gente no me conocía al natural una vez eliminado el maquillaje, por otra parte, cosa normal. Y luego te dices a ti mismo…¡ey! eres el monstruo aquí…actúa como tal.

¿Con qué referente cinematográfico te quedarías: Lon Chaney padre, Lon Chaney hijo, Boris Karloff, Bela Lugosi…?

– Sin menospreciar a ninguno, creo que me quedaría con Boris Karloff…la primera vez que le descubrí encarnando al monstruo de Frankenstein me quedé impactado. Era yo muy jovencito y pensé, en mi inocencia, que realmente a ese señor le habían hecho de trozos de cadáveres de otros humanos… ¡Qué miedo pase con él por aquellos tiempos!

384401779

¿Qué película recuerdas que te haya dado más miedo?

– Aunque hay muchas…así a bote pronto me quedaría con las de Karloff como el monstruo de Frankenstein y Alien…por el desasosiego que produce no saber donde está el monstruito y cuando va a aparecer.

Además de las criaturas que hemos comentado, hay otros monstruos más humanos que has interpretado sin prótesis, pederastas, asesinos, maltratadores… Son mucho más temibles, por reales y cercanos que los engendros del terror clásico. ¿Cómo abordas esa monstruosidad sin maquillaje, real y cercana?

– Bueno esto puede sonar simple pero creo que la vida misma es el mejor referente, sobre todo cuando escuchas noticias de este tipo de monstruos reales. Luego por otra parte todas las referencias cinematográficas del cine que uno ha visto. A mi me sorprende cuando se descubre a uno de estos otros monstruos… Las personas que le rodean dicen que era una persona normal y encantadora. Creo que ahí esta la clave al abordar uno de estos papeles…aparentar la normalidad y cercanía de cualquier ser humano y sacar al verdadero monstruo que lleva el personaje dentro cuando llega el momento… es decir cuando lo marca el guión y el director.

¿Qué puedes adelantarnos de la segunda entrega de La herencia Valdemar?

– Como ya sabéis la primera parte sirve como prólogo histórico. En la segunda volvemos al tiempo actual y a las consecuencias de esos hechos pasados. Hay planos muy chulos del engendro… En esta segunda tiene otro aspecto, fruto de una evolución… En definitiva, buenos efectos especiales y una trama interesante llena de sorpresas que no puedo desvelar… ¡A que he quedado bien!

Miguel Juan Payán

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos