AccionCine tu revista de cine y series
4.6 C
Madrid
domingo, diciembre 4, 2022
PUBLICIDAD

No mires arriba ★★★★★

No mires arriba ★★★★★

Crítica No mires arriba

Crítica de la película No mires arriba

Una de las mejores películas del año, divertida y al mismo tiempo necesaria.

No mires arriba puede ser fácilmente la película más divertida, inteligente y necesaria que veremos este año. ¿Por qué? Pues porque en un alarde de buen oficio en el uso del humor, con una mirada cínica que era urgente aplicar al mundo en que vivimos, aborda, asume, se lamenta sin caer en lo lacrimógeno, e incluso celebra como chiste de proporciones cósmicas (y cómicas), la estupidez que engalana los actos más absurdos del profundamente estúpido momento social y político que atraviesa nuestro mundo, y al mismo tiempo pone en solfa la optimista opinión de que en nuestro planeta hay vida inteligente. Nada más lejos amigos. La vida inteligente en la Tierra no está ni se la espera.

      Desde el balcón del absurdo en el que he contemplado la pandemia, celebro cualquier propuesta de ocio inteligente que nos sirva como espejo para contemplar lo más patético y nauseabundo de nuestra especie y nos revela el chiste macabro en el que nos hemos convertido. Y más aún si me arranca carcajadas, como es el caso de esta comedia sobre nuestra absoluta incapacidad para hacer frente a los retos de la supervivencia, ojo, a los de verdad, no a los que sirven como anzuelo para vender juguetes electrónicos para adultos con obsolescencia programada, soluciones rápidas e ingenuas de corte sectario y cultista para solventar nuestro alarmante despiste existencial y panfletos para reclutar pardillos en los master de liderato y autoestima, junto a otras actividades absolutamente inútiles que jalonan nuestra precipitada carrera hacia el abismo ide nuestra estupidez.

No mires arriba ★★★★★

      A ver, lo mejor de No mires arriba es que me he reído mucho porque casi cada una de sus escenas es un traslado a la pantalla de la locura de estupidez cotidiana y de postal en la que vivimos. El momento de la canción romántico-catastrofista de la estrella del pop, con su rap y todo, es un buen ejemplo del nivel de gilipuertez generalizada que adorna nuestra existencia y de la inyección de mala leche que necesita el humor de nuestros días para volver a ser un termómetro de nuestro tiempo. A algunos humanistas de postal y amigos del postureo igual les explota la cabeza, o no les gustará porque deja su farsa demasiado expuesta para que todos podamos verla. Pero creo que a la mayoría de gente que todavía no haya triturado todas sus neuronas con la estupidez que se respira en el ambiente les va a arrancar más de una carcajada comprobando, una vez más, que nuestra civilización tiene las luces justas para pasa el día, y ni una más. No hay ya sitio para ningún tonto más.

      La reivindicación de la risa como herramienta de autocrítica está plenamente servida por casi cada momento y chiste de este encadenado de disparates que integra el argumento de esta película. No desperdicia la oportunidad de darnos su opinión, opinión que comparto, sobre lo que realmente importa en la vida, y cuando la vida simplemente acaba. Es algo sencillo, pero somos tan borricos y estamos tan acomplejados y asustados por la propia existencia que nos cuesta entenderlo.

      El reparto totalmente entregado al disparate y la autoparodia está fenómeno, el guión va como un tiro, el ritmo lo mismo, y no se notan las dos horas, y bajo ningún concepto dejen de ver las dos escenas postcréditos, tan elocuentes como todo el resto.

      No mires arriba es una película inteligente para pasar revista a estos tiempos de pandemia que vivimos, para hacer balance de cómo los hemos vivido hasta ahora y cómo deberíamos enderezar el rumbo para no seguir haciendo el imbécil. Igual estamos a tiempo de sacar más provecho a nuestras vidas y dejar de ser tan memos.

      Pero no se alarmen: no les van a hacer pensar. Simplemente vean la película, y les garantizo que se van a reír en algún momento. Tal como está el patio, eso ya es mucho y demuestra que para poner al personal frente al espejo de su propia lamentable realidad no hay que subirse a un púlpito, ni renunciar a entretener. Instruir deleitando, que decían lo antiguos.

                                                              Miguel Juan Payán

                                             

Entérate de las últimas noticias en nuestro canal de Telegram

No mires arriba ★★★★★

 

COMPRA TU ENTRADA

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

No mires arriba ★★★★★

 

Revista ACCION

{spoiler spoilerID , haga clic en mí para abrirlo , cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior , ambos} texto dentro del spoiler {/spoiler}.

Deja tu comentario

Miguel Juan Payán
Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos