fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
25.5 C
Madrid
lunes, julio 22, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Insidious la puerta roja ★★★

Getting your Trinity Audio player ready...

Crítica Insidious la puerta roja película dirigida por Patrick Wilson con Patrick Wilson, Rose Byrne, Ty Simpkins, Lin Shaye

Patrick Wilson busca y encuentra un cierre aceptable pero sin sorpresas para las dos primeras entregas.

El recorrido de la franquicia de Insidious presenta una curiosa evolución que es buena muestra de las discrepancias que suelen darse entre crítica y público. Mientras que los espectadores siguen celebrando cada nueva entrega, la crítica hace ya tiempo que se divorció de la saga, la cual ciertamente tiene sus dos mejores muestras, por orden de mejor a peor, en la primera y la segunda, y partir de ahí ha sido carne de uso y abuso de la sobre explotación, lo cual no ha impedido que las recaudaciones de sus secuelas vayan incrementándose.

En Insidious: La puerta roja, Patrick Wilson se desdobla en protagonista y director para volver a los orígenes y a la familia protagonista de esas dos primeras entregas en un intento por dar una especie de cierre o conclusión al arco de sus encuentros con el más allá. Realmente no aporta nada nuevo y en todo caso más que cerrar o concluir lo que parece perseguir esta película es precisamente lo contrario, abrir nuevas posibilidades o caminos de desarrollo para esos personajes, pero lo cierto es que este nuevo viaje con ellos nueve años después de los acontecimientos narrados en Insidious (2010) e Insidious (Capítulo 2) (2013), es entretenido y fiel a sus antecedentes. Encuentra una cierta solidez visual y una capacidad para generar un mínimo interés por ver qué les ocurre a los protagonistas edificada sobre la historia de iniciación en la universidad y el ceremonial de crisis de relación padre-hijo, que se más de lo que consiguieron inspirarme las secuelas Insidious (Capítulo 3) (2015) y aún menos la más floja de toda la saga hasta el momento, Insidious: La última llave (2018).

Esta tercera entrega de lo que podríamos denominar el arco principal de la franquicia es eficaz como producto de entretenimiento para seguidores del terror de verano, dentro de las limitaciones que tiene ya la serie en concreto y el cine de terror en general para construir fábulas realmente inquietantes.

Patrick Wilson en Insidious la puerta roja
Patrick Wilson en Insidious la puerta roja

Aprovecho para dejar claro que pienso que no es tanto la saga de Insidious la que está estancada, sino el propio género de terror en su conjunto, cada vez menos inclinado a hacer lo que mejor ha hecho siempre cuando trabaja en los suburbios de las corrientes de explotación dominante y con menos presión de presupuesto y expectativas: proporcionarnos escalofríos y sorpresas.

En Insidious: La puerta roja Wilson hace un uso digno de los recursos de que dispone desde sus antecedentes, pero está pensando como actor y no tanto como director, y eso le pasa factura a la película rebajando sus posibilidades de explorar caminos más arriesgados propios de las mejores muestras del género al que pertenece. Wilson está más preocupado por abordar la trama de abismo y choque entre generaciones, el conflicto padre e hijo, y así descuida la posibilidad de buscar esos escalofríos y esas sorpresas que desorientan al espectador proporcionándole la disfrutable sensación de lo inquietante. Y en lo referido al terror propiamente dicho se somete a una réplica y una excesiva influencia de los dos primeros largometrajes sin encontrar su propio camino para encontrarse con el miedo.  

Por reiterado, repetitivo y previsible, el apartado de sustos e intriga de la película funciona en perfil bajo y casi en segundo plano frente al más trabajado, aunque simple y algo tópico, conflicto padre e hijo, que por otra parte se resuelve en el tercer acto de manera excesivamente ingenua.

Curiosamente se produce además un divorcio muy interesante de estudiar en la película: las tramas y viajes del padre y el hijo, por separado, son más interesantes que el desenlace que hacen juntos, de manera algo precipitada y como con prisas por terminar. A la hora de zambullirse en la parte terrorífica de la propuesta, Wilson se muestra menos seguro y opta por mimetizar sus antecedentes, sin propuestas realmente novedosas, e incluso recupera, en exceso, imágenes de las películas anteriores.

La resolución no está a la altura de la presentación inicial, y personajes como los de la compañera de habitación del hijo, que es lo mejor de la película en lo referido a personajes, más interesante que el hijo, o la profundización en el efecto de las clases de pintura y la profesora en el estallido del terror, no son aprovechadas en todo lo que podrían dar de sí. Y el personaje del hipnotizador es una siembra de guion que no llega a recogerse porque posteriormente no vuelve a aparecer.

Así que la película me parece más entretenida y prometedora en su primer acto y en la primera mitad del segundo acto de lo que es finalmente en la segunda mitad del segundo acto y en todo su desenlace.

                                                     Miguel Juan Payán

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

Miguel Juan Payán
Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos