fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
29.4 C
Madrid
domingo, junio 23, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Megalópolis ★ (2024) de Francis Ford Coppola

Getting your Trinity Audio player ready...

Crítica Megalópolis película dirigida por Francis Ford Coppola con Adam Driver, Giancarlo Esposito, Nathalie Emmanuel  

El testamento de Francis Ford Coppola es una inesperada sentencia de muerte al cine y no el legado memorable de un director antológico que hubiésemos querido.

No se ni como empezar una crítica que me produce tanto dolor. Debo ser lo mas ajustado posible a lo que he visto en la pantalla (sea lo que sea), pero la situación horas después sigue siendo de una pena terrible al ver como todo el Festival de Cannes contempla a un autor irrepetible entregarse al desastre mediante la promesa de un nuevo cine y un nuevo mundo. Esto, por supuesto, hay que explicarlo.

Resulta muy tentador admirar la inabarcable fealdad de Megalópolis y adjudicarle al responsable de El Padrino y Apocalypse Now el beneficio de la duda ante la que podría ser una cinta demasiado compleja para su comprensión inmediata. Cine adelantado a su tiempo lo llaman. Desde luego, con esa promesa, una ciudad y el título grabado en granito junto al apuntado “una fábula” comienza la que con toda seguridad será la película final del mayor de los Coppola.

Nueva Roma vs. Nueva York: Espósito y Driver en un choque de titanes que redefine el destino urbano

En una Nueva York rebautizada como Nueva Roma se disputan el corazón de la ciudad y su anatomía un alcalde conservador con el rostro Giancarlo Espósito y un arquitecto en sintonía con la ciudad (hasta ser capaz de transgredir sus leyes de la física) que a la vez ejerce como urbanista auto-proclamado gracias al capital familiar. Este último, interpretado por un Adam Driver en buscándole un sentido ontológico al tema, representa la ciencia, la innovación y la promesa de un futuro mejor para una sociedad al borde del colapso capitalista. Ciceron y Cesar se llaman respectivamente. ¿Os suenan de algo? A Coppola desde luego sí y por ende no se corta con la omnipresente voz en off de un Laurence Fishburne que pasaba por allí en recordarte que lo que va a contar es la nueva caída del Imperio Romano, o lo que es lo mismo, la necesaria destrucción de los pilares de nuestra civilización para el alzamiento de nuestra evolución. Destrucción y creación. Muerte y vida. Conceptos interesante cuando se les aplica un desarrollo maduro que lleve a la reflexión, cosa que ningún espectador encontrará aquí, y no termina siendo la propia obra la que sufre el colapso de sus propios cimientos  para entregar el increíble espectáculo que supone ver a un Titán estrellarse contra el asfalto.

Crítica Megalópolis

Una odisea fílmica fallida: 140 minutos de pretenciosidad y caos en el último proyecto maldito del cineasta

Los insoportablemente tediosos e involuntariamente graciosos (al menos cuando no pretenden serlo) 140 minutos posteriores al punto de partida son como ver una de esas enormes estatuas neoclásicas descomponiendo y agrietándose y el conjunto conforma algo parecido a un regurgitado de 30 años de reescrituras y empastes varios de este proyecto maldito por parte del cineasta. Lo que acontece en pantalla es un salto al vacío, sí, pero de la absoluta nadería y pretenciosidad que asola en el abismo sobre el que se despeña. Violencia sin sentido, tramas palaciegas que chirrían al ser adaptadas al siglo XXI, una historia de amor superflua (o dos), la peor femme fatale de la historia (Aubrey Plaza en modo SNL), unos Calígula y Marco Aurelio tontísimos (Shia Labeouf y un Jon Voight rodado con los peores planos imaginables), tecnología holística y mucha mitología de souvenir convierten este sin dios político-religioso-ecologista-socialista en algo totalmente indigesto. Como si se pasase por la centrifugadora el Cosmopolis de Don DeLillo y Cronenberg y el Enigma de Jim Carrey.

Crítica Megalópolis
Adam Driver y Nathalie Emmanuel

Megalópolis: La extravagancia visual de Coppola se desploma entre el ridículo y la autoindulgencia

Uno termina Megalópolis con la sensación de haber asistido a una tomadura de pelo (o a algo culturizable en el futuro, quién sabe) guiada por un protagonista que se balancea entre la confusión y el ridículo que marcan todas sus decisiones y se contagia en el espectador. La vergüenza ajena imperante arrasa con cualquier intento de alzarse (esos momentos donde las estatuas de la justicia y los derechos se vienen abajo), de igual forma que el uso del art decó digno de Joel Schumacher en Batman Forever, los efectos especiales (hay una escena en un montacargas sencillamente hilarante en el uso del croma) y el hortera diseño de producción en general (aquí no hay Terry Gilliam o Wachowskis que salven el cotarro), evitan que la visión de Coppola al menos se dignifique desde lo mas esencial del cine: la imagen.  Porque esta obra es fea con avaricia y simplemente ha lanzado cosas a un lienzo en blanco queriéndonos vender que el arbitrario resultado final es la corporeidad de un subsconsciente genuino capaz de transgredir los arquetipos normales y subvertir cualquier significado mediante performance infinitas e irritación. Vamos, auto indulgencia de tomo y lomo, y de la peor.

Crítica Megalópolis ★ (2024) de Francis Ford Coppola

120 millones desperdiciados: Francis Ford Coppola desconcertante en su última y polémica creación cinematográfica

Todo es poesía barata, artificio de tercera fila (y eso que costó 120 millones de Dólares), política amarillista, vaivenes entre el cartoonescos y la carga existencial, esbozos de mil mensajes cargantes y la expectativa final de que el futuro, para Francis Ford Coppola, está en las generaciones que aún estar por llegar. Tal vez esos jóvenes del mañana sepan apreciar el batiburrillo que ha hecho aquí, pero por ahora solo se puede considerar una de las obras mas inclasificables y horrendas del panorama cinematográfico, con todo la pena que eso me provoca. Ahora deseo que jamás se hubiese llegado a realizar, pero lo hecho, hecho está, y eso si que no tiene regeneración posible.

Miguel Ángel Espelosín

Crítica Megalópolis

Copyright 2024 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp o Telegram para recibir las noticias en tu móvil o únete al grupo AccionCine de Telegram para conversar de cine y hacer amigos. 

2013 2018 accion analisis anime Avatar avengers Batman bluray cartelera Christopher Nolan cine Comedia crítica Deadpool disney entrevista españa estreno James Cameron juego de tronos manga marvel Netflix opinion pelicula poster remake review Revista secuela Series Tv Spiderman Star Wars Sylvester Stallone taquilla taquillas The Batman Tom Cruise Trailer vengadores Vengadores: Endgame video videocritica zack snyder

Crítica Megalópolis

Miguel Ángel Espelosin
Amante del audiovisual cultivado entre las páginas de Acción y coleccionista de físico. Con la mirada siempre puesta en el cine de festivales y autores

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos