fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
27.5 C
Madrid
jueves, junio 13, 2024
PUBLICIDAD

James Cameron nos habla de Titanic, 25 aniversario

James Cameron nos habla de Titanic, 25 aniversario

El próximo 10 de febrero vuelve a las salas de cine Titanic, la película que encumbró aún más a James Cameron y le convirtió en leyenda viva del cine, con sus más de 2200 millones de taquilla en todo el mundo y sus 11 Oscars de la Academia. Algo que, según él mismo gritó en la ceremonia de entrega parafraseando a su protagonista masculino, le convertía en el rey del mundo. Ahora, con cuarto de siglo a las espaldas, la película regresa en 3D con HFR, en un nuevo remasterizado que promete hacer la experiencia todavía más espectacular que aquella primera vez de 1998. Cameron, junto a su productor Jon Landau, ha hablado de la experiencia de rodar Titanic y lo que supuso todo aquello. Por cierto, si no habéis visto Titanic, cuidado, puede haber Spoilers.

Quizá la pregunta más repetida por todo el mundo, y una que el propio Landau le realiza a Cameron, es ¿Qué le llevó a Titanic? ¿Cuál es el germen de toda la historia de una de las películas más reconocidas y reconocibles de la historia? Cameron responde “Bueno, es una pregunta muy interesante. Volviendo realmente al comienzo, estaba fascinado por el Titanic desde el momento en que comencé a trabajar con la gente de la Institución Oceanográfica Woods Hole que estaban haciendo toda la robótica y las cosas que me interesaban cuando rodé The Abyss. Pero, por supuesto, se habían hecho famosos, esa robótica se había hecho famosa por el hallazgo y la exploración inicial del Titanic por parte de Robert Ballard.” Ballard es un oceanógrafo reconocido en todo el mundo especialmente por su trabajo en arqueología submarina.

Cameron prosigue “Y conocí a Robert Ballard y vi todas las cosas increíbles que estaban haciendo. Empecé a pensar en el Titanic. Entonces vi Una noche para recordar. Ya sabes, la famosa película en blanco y negro de 1960 o 1961, no puedo recordarlo. Y pensé, “vaya, qué increíble telón de fondo para una historia de amor”. Y si recuerdas, cuando lo presentamos en 20th Century Fox, entré con un gran libro de pinturas del Titanic de Ken Marschall. El famoso artista del Titanic. Y lo abrí por la página central, que era una gran imagen a doble página del Titanic, ya sabes, hundiéndose, los botes salvavidas remando, los cohetes estallando. Absolutamente hermosa imagen. Y le dije al jefe de 20th Century Fox en ese momento, Romeo y Julieta sobre el Titanic. Y eso fue todo. Esa fue nuestra presentación inicial. Bueno, ya sabes, luego tuvimos que ir a escribir el guión y todo eso. Pero así fue como empezó todo.” Le explicaba finalmente Cameron a su productor.

James Cameron y Kate Winslet
James Cameron y Kate Winslet

Pero, ¿cuál cree el propio cineasta que fue la clave del descomunal éxito de la película? Cameron no teme señalar todos los puntos que cree ayudaron, pero tampoco resta mérito a todo el trabajo que hicieron “Creo que hay muchas razones, y hay muchas razones para diferentes personas. Por ejemplo, tomemos a las mujeres jóvenes, ya que esta pregunta es de la audiencia, le hablaré a la audiencia. Tomemos a las mujeres jóvenes, por ejemplo. Se ha hablado mucho del atractivo de Leonardo DiCaprio. Está bien, te concedo, te otorgaré cien millones de dólares de nuestra taquilla para el atractivo de Leonardo DiCaprio para chicas de 14 años. Lo que creo que realmente estaba sucediendo es que las mujeres jóvenes se encuentran en un punto de su vida en ese tipo de período posterior a la adolescencia, en la mitad de la adolescencia, en el que la sociedad les dice que no sean quienes son. No ser las personas increíbles e ilimitadas que realmente son y se les dice que se sienten, se callen, se pongan ese corsé, ya sabes, y hagan lo que la sociedad espera. Haz lo que espera la sociedad dominada por hombres y todo eso. Y esta era una película sobre Rose, el personaje de Kate Winslet. Su realización como persona.” Explicaba el cineasta, dando más peso a la realización del personaje de Rose que al atractivo de DiCaprio. “Y sí, Jack fue un catalizador para ella, pero siguió sobreviviendo al Titanic, vemos al final de la película, todas esas fotos que demuestran que vivió una vida plena. Ella se dio cuenta de todo su potencial. Y creo que eso habla del lado femenino de la audiencia, y de los hombres que se preocupan por esas cosas, lo que hago como padre de hijas. Así que creo que eso es parte de eso. Creo que fue la angustia de la historia. Creo que fue la tristeza. Creo que fue la belleza. La belleza de todo eso.” Continuaba el director.

James Cameron con Leonardo DiCaprio
James Cameron con Leonardo DiCaprio

Por supuesto, Titanic sigue siendo eso, una historia de amor, de amor imposible, y el director no le quita ni mucho menos importancia a eso, sobre el resultado en la taquilla “Ya sabes, el amor. La belleza de la historia de amor que culmina trágicamente. Creo que puedes tener una comedia romántica y pueden besarse al final e irse al atardecer. Pero creo que hay algo mucho más poderoso en una historia de amor que tiene una pérdida. Y por supuesto, no hay separación más permanente que la muerte. Y el final de la película, ya sabes, el mismo final de la película los muestra reuniéndose. Ahora, ¿está en el más allá, o es solo Rose, como una mujer muy anciana, de 103 años, imaginando lo que es reunirse con Jack? Tal vez es solo una celebración de su memoria y lo más importante que le sucedió en su vida cuando era muy joven, recordando eso a los 103 tan vívidamente que cree que algún día debe reunirse con él. Sin embargo, puedes tener una interpretación secular de eso, o puedes tener una interpretación religiosa de eso. O un anhelo. Una especie de anhelo espiritual. Porque todos experimentamos el amor como seres humanos. Y si eres padre y tienes hijos, si tienes un cónyuge al que amas o una pareja a la que amas, no puedes imaginar la finalidad de la mortalidad y la separación. Así que anhelamos algo. Anhelamos esa posibilidad de reencontrarnos. Y ahí es donde termina la película. Así que creo que gran parte del atractivo de la película tiene que ver con el viaje que emprendes. La belleza, el espectáculo, la música, todo eso. Pero también, estos temas y estas ideas que hay en él que culminan en ese final.” Contaba Cameron respecto a ese aspecto de la película, demostrando que para él Titanic sigue siendo muy importante.

James Cameron con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet
James Cameron con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet

Aunque, claro, la duda continua para muchos, y ahora que él mismo lo menciona, no se puede esquivar… ¿Rose muere o vive al final? Landau se lo pregunta directamente y Cameron tiene una anécdota al respecto. “Hay una historia muy divertida en torno a eso, así que si quieres saber la respuesta en lo que a mí respecta, como cineasta, es esta. Entonces, la actriz que interpretó a Rose de anciana, Gloria Stewart, dijo: «Muy bien, ¿se supone que debo estar viva aquí o muerta?». Quiero decir, ella estaba bastante malhumorada. Gloria nos encantó. Gloria era genial. Ella dice: «¿Se supone que debo estar viva o muerta?» Así que entré en esta larga diatriba sobre que quería que fuese ambiguo. Quería que el público lo interpretase como quisiera, y bla, bla, bla. Ella dijo, como una mierda, «¿Estoy conteniendo la respiración o no?» Y lo pensé por un largo segundo, y dije: «Conten la respiración».” Y así se confirma que la escena se rodó con ella muerta. Porque la ambigüedad que quería ofrecer Cameron era entre ese momento de reunión en el más allá, o esa sensación de homenaje a los muertos, de presentarse ante ellos para despedirse y volver a tu vida.

James Cameron con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet
James Cameron con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet

También se le preguntó sobre el modelo de taquilla de Titanic y si cree que cambió la forma en que entendemos los blockbusters. Para Cameron no es una pregunta fácil de responder, pero lo intentó de todos modos. “Esa es una pregunta complicada. Creo que una cosa quedó clara de inmediato: una película puede durar tres horas. Porque históricamente antes de Titanic, lo que se pensaba, que resulta no ser cierto, era que una película larga no puede generar dinero. Uno, la gente no irá a ver eso. Dos, pierdes una proyección por día. Ahora, en un mercado de verano altamente competitivo, ya sabes, de ventana estrecha, eso podría ser cierto. Pero saliendo de Navidad y jugando en enero, febrero y marzo como lo hicimos, fuimos el número uno durante 16 o 15 semanas, no importaba. Porque si no pudiste verla la primera semana, la ves la próxima semana, ¿entiendes lo que quiero decir? O la semana siguiente. La gente eventualmente la encontró y luego regresaron y la vieron una y otra vez. Y es por eso que no bajamos durante semanas y semanas y semanas. Entonces, la duración de una película no es importante, eso es lo único que aprendimos. Una película puede parecer larga en una hora y media. Y puede hacérsete corta en tres horas y 15 minutos si estás atento, si estás fascinado por lo que estás viendo o si estás interesado en lo que estás viendo. Así que aplicamos esa idea. Ya sabes, Avatar, la primera película, es una película bastante larga. Son dos horas y tres cuartos. La gente decía que quería más. Bueno, nos lo tomamos en serio e hicimos una película de tres horas y 12 minutos para la nueva Avatar, y está funcionando muy bien. Así que creo que acabamos con el mito del tiempo de duración como un problema absoluto. Así que eso es una gran cosa.” Sin dejar de dejar caer que a Avatar: El sentido del Agua, las cosas le están yendo muy, muy bien.

James Cameron con Leonardo DiCaprio
James Cameron con Leonardo DiCaprio

Aunque quizá la pregunta más complicada sea… ¿por qué merece la pena regresar al Titanic 25 años después? ¿Qué nos va a llevar de vuelta al cine? Cameron lo explica “Bueno, hablemos de 25 años después. Hay una nostalgia para mucha gente, recuerdan dónde estaban cuando la vieron en el cine, dónde estaban en sus vidas y sus relaciones o si eran, ya sabes, un niño ingenuo o si ya eran un adulto, o todas esas cosas. Titanic nos ata a momentos en el tiempo porque tiene una especie de atemporalidad en sí misma, ¿verdad? Pero la experiencia de la sala de cine es la clave. ¿Sabes qué? Los televisores son geniales, ¿sabes? Estos televisores de panel grande son geniales, ¿verdad? Y los sistemas de sonido en casa son bastante buenos en estos días. Esa diferencia decisiva que existía hace 25 años en cuanto a la presentación física ya no es tan decisiva. Pero te diré una cosa que es fundamentalmente diferente acerca de ir a una sala de cine, tú tomas la decisión de levantarte sobre tus patas traseras, subirte a tu coche, conducir por la ciudad, pagar un montón de dinero para aparcar, pagar un montón de dinero por las entradas y palomitas de maíz, y sentarte y pasar tres horas y 15 minutos en este viaje. No puedes pausarlo, no puedes decidir reproducirlo durante dos o tres noches consecutivas porque es más conveniente para tu horario. No puedes realizar múltiples tareas, ir a hacer la cena para los niños, ir a pedir una pizza, sacar una cerveza de la nevera, lo que sea. No puedes romper la experiencia, ¿verdad?” Y es cierto, pero parece que junto a Cameron nunca se ha sentado nadie con mono de teléfono, que saca el móvil cada dos minutos en plena proyección.

Pero el director sigue explicando “Así que ahora vas a empezar un viaje y esa emoción comienza a acumularse en ti. Y sientes una mayor sensación presencial y el 3D incluso ayuda con eso porque hemos mejorado la película. Llegas al final de esa experiencia, esa sesión de tres horas, se está rompiendo de una manera que no va a estar en casa, y la gente lo sabe. No le estoy diciendo a la gente nada que no sepa ya. Saben que hay algo especial y también es algo formal que hacemos en nuestra sociedad ahora. Cualquiera puede ver cualquier cosa en cualquier momento que quiera. Pero quedas con un amigo o un ser querido o tu madre o tu hijo o quien sea para ir a compartir algo en una sala de cine. No sé vosotros, pero tengo cinco hijos y tratar de que toda la familia se siente a ver una película en casa es casi imposible. Todos tienen sus propias pantallas en sus propias habitaciones y van y vienen y tienen planes. Haces una cita con alguien que amas o con tus amigos o lo que sea para sentarte en una sala de cine, eso se convierte en un momento sagrado para compartir para todos nosotros, ¿verdad? Entonces, en última instancia, ya no se trata de esa pantalla grande, se trata de ese compromiso.”. No creo que haya mejor discurso para convencer a la gente de volver al Titanic, 25 años después, este 10 de enero.

Jesús Usero

Copyright 2023 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

Jesús Usero
Periodista cinematográfico experto en televisión

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos