Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

  • ¿Cuándo llega Vengadores Infinity War a Netflix?

    ¿Cuándo llega Vengadores Infinity War a Netflix?

  • Primeras imágenes desde el set del revival de Veronica Mars

    Primeras imágenes desde el set del revival de Veronica Mars

  • La Casa de Papel gana el Emmy a mejor serie dramática internacional.

    La Casa de Papel gana el Emmy a mejor serie dramática internacional.

  • Entrevista Miryam Gallego que nos habla de Instinto

    Entrevista Miryam Gallego que nos habla de Instinto

  • Primeras fotos del rodaje de Godzilla vs. Kong

    Primeras fotos del rodaje de Godzilla vs. Kong

  • [video] crítica Ralph Rompe Internet

    [video] crítica Ralph Rompe Internet

  • Entrevista Jon Arias que nos habla de Instinto

    Entrevista Jon Arias que nos habla de Instinto

  • El reparto de Mision Imposible Fallout pensó que Tom Cruise había muerto en una escena de riesgo.

    El reparto de Mision Imposible Fallout pensó que Tom Cruise había muerto en una escena de riesgo.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

CONCURSOS

Concurso: MALOS TIEMPOS EN EL ROYALE gana packs de regalos de la película.

Accioncine - Tu revista de cine y series

Video crítica Ralph Rompe Internet

Crítica de la película Ralph rompe Internet

Mejor que la primera, es un Jekyll y Hyde de la animación que repite tópicos.

La secuela de Rompe Ralph mejora algunos aspectos del original sin perder fuerza a pesar de ser segunda entrega, lo cual es sin duda meritorio. Pero al mismo tiempo reitera mensajes y recursos que están empezando a convertirse en tópicos por pura repetición en el marco del cine de animación. El resultado es una especie de Doctor Jekyll y Mr Hyde. En lo positivo, reconoce astutamente su naturaleza repetitiva bromeando con la reiteración de los lugares comunes de este tipo de producto para todos los públicos con mensaje incluido.

Netflix está preparando una serie animada de Altered Carbon 

Fue casi al principio de este mismo año cuando la primera temporada de Altered Carbon llegaba a Netflix, anunciándose tiempo después su renovación por una segunda temporada cuyo protagonista será interpretado por Anthony Mackie.

Tráiler de Espías con disfraz. La nueva película de animación de Blue Sky Studios

ESPÍAS CON DISFRAZ cuenta con las voces de Will Smith, Tom Holland, Karen Gillan, Goldie Hawn, Rashida Jones y DJ Khaled en su versión original y llegará a los cines en septiembre de 2019

El productor Chris Meledandri de Ilumination Studios, indica que pretende estrenar Super Mario Bros en 2022.

Ha sido en una entrevista en exclusiva para Variety, donde el productor y director del estudio Ilumination ha hablado de Super Mario Bros., la película de animación que pretende llevar a la gran pantalla en 2022 y que ya se anunció a finales del año pasado. El proyecto ha pasado a la producción activa, por delante de otros del estudio, y además contará con la colaboración del creador del personaje, Shigeru Miyamoto, como asesor creativo.

Crítica de la película Un día más con vida

Espectacular trabajo artístico de Raúl de la Fuente y Damian Nenow. La pareja de cineastas mezcla con inteligencia animación y acción real, en un relato electrizante.

El periodista polaco Ryszand Kapucinski se convirtió en uno de los pocos informadores europeos que pudo quedarse en Luanda (Angola), cuando el país declaró su independencia de Portugal. Fruto de su intensa experiencia y de los testimonios logrados, el citado profesional de los medios escribió el libro Un día más con vida, que ha servido de guía argumental a Raúl de la Fuente y Damian Nenow para elaborar el sorprendente guion de la homónima película.

Desde los títulos de crédito, el pálpito de asistir a un largometraje diferente a los que habitualmente asaltan las salas de exhibición acude a la mente de los espectadores. A medias entre la animación y el documental de acción real, la pareja de directores monta una epopeya heroica sobre la guerra civil de Angola, narrado a través de los ojos y la figurada voz de Ryszand Kapucinski.

Crítica de la película Teen Titans GO La Película

Una de las mejores películas de superhéroes del año. Quizá no sea mejor que Los Increíbles (aunque personalmente me gusta más, debido a su tono de sátira) pero es bastante mejor que Ant Man y la Avispa, en serio, y podría competir perfectamente con Deadpool 2, si la contamos como película de verano, aunque llegase en mayo. DC ha demostrado con esta pequeña joya de animación simple y colores brillantes, que se puede hacer una sátira sobre DC y que no necesita ser siempre oscura o trágica. Pero hay que entender también que todo ello viene enmascarado con un envoltorio de serie de animación dirigida a los más pequeños. Luego uno ve la serie y la película y se da cuenta de que para nada iban dirigidos al público infantil. O al menos no sólo a ellos.

Los Jóvenes Titanes, al menos la versión de la serie Teen Titans Go!, quieren tener su propia película en un mundo en el que todo superhéroe la tiene. Pero nadie les toma en serio. Son demasiado jóvenes y poco profesionales como superhéroes. Un chiste. Eso no evitará que sigan buscando tener su propia película, con viaje a Hollywood incluido. Así descubrirán a quien podría ser su gran archienemigo, Slade… El resto es un humor desatado, una sátira continua del género y del medio, que no es tan salvaje como Deadpool, obviamente, ni tiene las implicaciones socioculturales de Los Increíbles 2, claro. Pero a veces, con su humor, resulta más ácida e inteligente que aquellas.

Sobre todo porque sabe reírse de sí misma y de DC sin ofender, simplemente buscando hacer reír con ironía y sarcasmo, las señas de identidad de la serie de Cartoon Network, que son ampliadas aquí con una elegancia propia de los mejores. Hay bromas sobre la película de Green Lantern, por ejemplo, y son brillantes. Se ríen de Batman v Superman, con mucha fuerza, o incluso de la película fallida de Superman de Tim Burton, con Nicolas Cage poniendo voz a Superman… Y lo hacen con una aventura dinámica, con ritmo, con tensión dramática y con un par de giros que sorprenderán a los pequeños de la casa. Y todo gracias a un guión magnífico que debería ser la clave de cualquier película.

Sí, la animación, aunque mejor que la de la serie original, es tosca, pero es su estilo visual desde hace años, no van a cambiarlo ahora. Y sí, le sobran canciones al principio. Pero sólo por el CAMEO (permítanme que lo escriba en mayúsculas) o por el final, ya deberíamos olvidarnos de esas dos minucias. Y la película es un continuo viaje a través de la memoria cinéfila y superheróica, con cientos de chistes referenciales, paródicos y a veces, muy muy sutiles. Vayan con confianza a verla, con todos los miembros de la familia, porque la película está creada para todos ellos. Y sobre todo para los frikis, para los que van a entender cada chiste y referencia y van a convertir esta pequeña joya en una película de culto. Esperemos secuela lo antes posible, porque ésta sí que se la merece.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Crítica de la película Los increíbles 2

Excelente secuela de la película Pixar, que se ha tomado el tiempo adecuado para regresar. Quizá por eso es tan bueno el regreso de esta familia de héroes. Aunque otros elementos de gran éxito de la familia Pixar habían tardado un tiempo similar en volver, como Monstruos, y no habían tenido el mismo brillante desarrollo de guión que esta secuela de nuevo dirigida por Brad Bird, quien siempre ha dicho que sólo haría la secuela si tenía la historia perfecta, y no era sólo un producto más para hacer caja. Parece ser que las dos cosas las ha clavado, porque no sólo tiene un producto de enorme éxito comercial (va a recaudar el doble que la película original en todo el mundo) sino también de gran calidad.

Los Increíbles 2 comienza justo donde acababa la película original, explorando un poco más el conflicto entre héroes y humanos, entre personas con poderes y un mundo que los necesita y teme a partes iguales, por lo que su presencia está prohibida. Y no va a ser fácil cambiar eso, por lo que un par denuevos personajes ofrecen a Elastigirl la posibilidad de ser el nuevo rostro que cambie eso, y devuelva a los superhéroes su estatus anterior. Eso obliga a su marido a quedarse en casa cuidando de la familia, tarea que para él no será nada sencilla. A partir de aquí he oído comentarios de todo tipo, desde que se trata de una película verdaderamente feminista a que es un ataque al feminismo desde el liberalismo. Y análisis geopolíticos de la película…

No creo que sea el principal aspecto de la película, que al final es una sátira sobre el mundo de los superhéroes, con mucho humor para toda la familia y un excelente tono de cine de aventuras con estética sesentera. Reírse de todo y de todos es la clave, y usar los tópicos familiares para ello (ante la ausencia de la figura materna como cuidadora, la familia se tambalea) funciona siempre y cuando lo tomemos como la comedia que es. Trepidante, humana, con la que podemos identificarnos, con ganas emocionarnos y cercana. Pero no, no es un análisis político completo de la situación mundial, aunque apunte maneras respecto a ciertos temas que en todo el mundo están de absoluta actualidad.

Pero sin perder nunca de vista la meta. El entretenimiento. La aventura trepidante con set pieces de acción tan brillantes como la del tren (y sus homenajes), el asalto a la casa o el tercio final. Con momentos realmente divertidos y con mala uva sobre criar a los hijos (Edna y Jack Jack reyes de la función), y con sus gotas, dentro de quienes hacen la película, de feminismo y demás, pero sin alejarse demasiado de los valores tradicionales de Disney, que al fin y al cabo es donde nos movemos. Muy bien escrita, muy bien dirigida aunque le sobren un par de minutos a sus casi dos horas de metraje. Una magnífica secuela.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Crítica de la película Rompe Ralph.

La película más friqui del año y una de las más divertidas. Riza el rizo de la sátira homenajeando con talento los videojuegos.

Doble o triple homenaje repleto de guiños es lo que nos ofrece Rompe Ralph, un dibujo animado que no se contenta con quedar confinado en el corral del entretenimiento y la evasión sino que además planta la semilla de la reflexión sobre cómo somos y cómo nos divertimos a través de su uso extremo de los tópicos. Convertidos en maleables construcciones de humor, los arquetipos básicos del cine de nuestros días se encuentran, o más bien chocan, se dan de narices, con un sencillo y no obstante entrañable homenaje a las formas de videojuegos ya descartados. Considerando la paradoja de que el argumento nos hable de las etiquetas, las apariencias que engañan, la redención y el derecho a cambiar precisamente volviendo su mirada a las formas de entretenimiento primarias del videojuego no deja de ser un buen recurso de humor particularmente sarcástico. John C. Reilly, ese gran actor habitualmente relegado a papeles de reparto, encuentra en el encargo de ponerle a Ralph una ocasión perfecta para lucirse, dando vida a un personaje que tanto por el argumento como por el tono de la historia recuerda en muchos momentos al célebre ogro Shrek antes de ser totalmente pervertido por la sobreexplotación comercial, esto es, en la primera y mejor entrega de sus aventuras cinematográficas.

Sólo con estos elementos la película sería ya un bocado apetecible, especialmente para los amigos de la animación, que tienen cita obligada con ella, pero además para cualquier otro aficionado al cine, le guste o no la animación, Rompe Ralph incluye un notable diseño visual que hace gala de originalidad casi en cada plano, apoyando la historia de cambio de Ralph con una amplia gama de sorpresas que consiguen retener la atención de los más pequeños de la audiencia al mismo tiempo que tratan con respeto a los adultos por el sencillo procedimiento de plantear alternativas sorprendentes al relato.

Esa mezcla de creatividad e imaginación hacen del cóctel de imágenes de Rompe Ralph una compañía perfecta para un argumento que esconde la misma carta marcada infalible para meterse a la taquilla en el bolsillo de la que vienen haciendo uso todas las producciones de dibujos animados que han sacado a este tipo de cine del gueto del producto infantil para convertirlo realmente en un producto para todo tipo de público incluso adolescente o adulto. Me refiero a títulos como Toy Story, la citada Shrek, ice Age, Buscando a Nemo, etcétera: bajo una trama argumental aparentemente inofensiva que cualquier niño puede consumir, lo que podríamos llamar el caramelo visual, nos encontramos una capa de sátira que pone en solfa nuestra sociedad a través de los entretenimientos que nos definen como colectivo claramente desorientado y con la moral en crisis.

Los personajes que habitan Rompe Ralph, empezando por el que da título a la película, son una fauna interesante porque en su calidad de arquetipos nos reflejan a la perfección en una u otra de nuestras neurosis individuales y colectivas. Añadan a eso que se mueven en un mundo de reglas que nos plantea como espectadores el reto de ir desentrañando las claves de los juegos a medida que la trama progresa, en una especie de juego que mezcla la deducción con la adivinación y tiene mucho de la forma en la que en el pasado nos enfrentamos a este tipo de juegos, que como corolario de lo anterior, son sólo en apariencia y nunca en la realidad más sencillos que los que hoy llenan las estanterías de la habitación de los niños y jóvenes. La sencillez oculta en este caso la complejidad, como ocurre con el personaje del propio Ralph.

Conclusión de todo lo anterior es que por debajo de la que me atrevería a decir que es la película más friqui del año, muy motivada a la hora de hacer guiños sobre las distintas variantes de ocio y los disparates con los que nos venimos divirtiendo desde hace décadas, se oculta una poderosa vocación de análisis de la evolución de los videojuegos en estas épocas que los han convertido en el objeto de ocio favorito de varias generaciones, superando en recaudación incluso a la música y el cine. Lo interesante de la película es que como he dicho al seguirle la pista a esa evolución de este producto de ocio, de manera hilarante y divertida repleta de gags humorísticos, Rompe Ralph nos está hablando también de cómo éramos y cómo hemos cambiado, afinando de paso la puntería, como debe hacer toda buena comedia, para disparar contra todo aquello que nos molesta saber de nosotros mismos pero en todo caso es necesario que reconozcamos como deficiencias de nuestra sociedad y nuestra personalidad.

Ese malo cansado de ser siempre malo es una metáfora perfecta del agotamiento de los arquetipos más convencionales y las etiquetas más sencillas como forma de entender el mundo y la vida. Dicho de otro modo: los malos que son siempre malos y los buenos que son siempre buenos ya no son suficiente para ayudarnos a explicarnos y tratar con nuestra existencia como individuos y como colectivo. Lo que viene a decirnos Rompe Ralph, en definitiva, es que ha llegado el momento de cambiar y buscar otros caminos, algo que los artífices de la película han hecho a la perfección, dándonos una joya de entrenamiento que sin asomo alguno de petulancia nos proporciona al mismo tiempo muchas cosas en qué pensar cuando salimos del cine tras habernos pasado un buen rato sumidos en la aventura y en las risas.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Crítica de la película Las aventuras de Tintín, el secreto del Unicornio

Aventura con mayúsculas. Recuerdo que cuando se estrenó En busca del Arca perdida, película con la que Las aventuras de Tintín, el secreto del Unicornio tiene mucho en común, la frase promocional era: el retorno de la gran aventura. Pues bien, eso es precisamente lo que Steven Spielberg nos propone ahora con esta traducción al cine de la obra de Hergé, brillante tanto por su técnica como por su ejecución, y con algunos momentos de auténtica épica cinematográfica que hacen de la película un auténtico acontecimiento cinematográfico. Y cuando digo acontecimiento, me refiero principalmente a que se trata de uno de esos títulos que todo aficionado al cine quiere ver como una especie de fenómeno, algo que ya fueron otras películas de este mismo director, como Tiburón, Encuentros en la tercera fase, E.T., el ciclo de peripecias de Indiana Jones, Parque jurásico

De manera que de la mano de Tintín vuelve al cine por un lado el Spielberg que llena los cines, el más popular, el que llega a mayor número de público. Y por otro regresa el Spielberg que precisamente por lo anterior, se puede permitir el lujo de experimentar, con notable éxito desde el punto de vista expresivo, narrativo y sobre todo en clave muy cinematográfica, con una de las novedades tecnológicas incorporada hace varios años a la panoplia de herramientas del cine de animación, pero nunca ejecutada con el instinto de cine puro, la cuidada planificación de movimientos de cámara, el cuidado encuadre y la planificación y el uso de la luz que nos ofrece Las aventuras de Tintín, el secreto del Unicornio. Me refiero al sistema de motion capture. Pero olvídense del acartonamiento con el que se aplicó a intentos anteriores, de Polar Express, Beowulf, Cuento de Navidad… Aquellos primeros pasos era una interesante novedad tecnológica con algo de cine, pero lo que hace Spielberg con Tintín es cine puro, con todos sus elementos, incluidos los actores, porque al contrario de lo que ocurría en ocasiones anteriores, el astuto director ha descubierto en un alarde de sutileza que le honra, que este procedimiento de animación saca más partido a la interpretación de los actores sobre los personajes precisamente si en lugar de mirar hacia el avance tecnológico y la animación en 3D se recuperan algunas de las claves expresivas de la animación tradicional en 2D. Es algo que le ha permitido esa especie de videoteca gigante que Spielberg lleva en la cabeza, esas muchas horas de ver y disfrutar cine que es lo que principalmente le permiten tener el recurso apropiado en la memoria para cada cosa, y por otra parte estar adaptando una historieta de cómic que nació en dos dimensiones, y a la que rinde homenaje con ese plano al principio de la película en el que un caricaturista dibuja una versión bidimensional de Tintín exacta al de las viñetas de Hergé que se enfrenta, cara a cara, con la versión realizada para el cine con motion capture en 3D y el actor Jamie Bell bajo el pellejo del personaje. Es un gran momento de declaración de principios en el que el cine toma el relevo de los cómics. Puede convertirse en una de las escenas más vistas del cine del presente año, de ésas que salen en los resúmenes de prensa cuando en plenas navidades se pasa revista al año que terminó en cada uno de los campos de interés informativo.

De manera que Spielberg, además de devolvernos la gran aventura de pantalla grande para todos los públicos (hayas sido o no seguidor del personaje de Tintín en los cómics), consigue que los actores habiten más y mejor que nunca bajo el pellejo de los personajes de la motion capture retomando las claves y la herencia de la animación tradicional previa al 3D, donde el actor no se adapta tanto a la novedad tecnológica como a la fisonomía del personaje de ficción, lo que le permite respetar el diseño de las criaturas de Hergé al mismo tiempo que el implemento tecnológico de última hornada sirve para reforzar la huella de la interpretación humana en y con el personaje, alejándolos así de esa especie de espectáculo de títeres de alta tecnología que ofrecían intentos anteriores de motion capture.

{youtube}nLIEO8ne0o0{/youtube}

Superado el escollo tecnológico, que no era cosa fácil (conste que como espectador yo siempre echa de menos a los actores de carne y hueso, y quien pretenda que este tipo de alardes técnicos van a acabar con su imprescindible presencia en la pantalla  está para que lo aten con una camisa de fuerza: el día que los actores dejen de aparecer en pantalla, simplemente se acabó el cine), Spielberg se permite además el lujo de recrearse como cineasta y como autor, rescatando las claves esenciales de su manera de concebir el cine, introduciendo planos secuencia, rodando persecuciones superiores a algunas de las que nos ofreciera en su última entrega de Indiana Jones, y que por su ritmo vertiginoso y su fuerza nos recuerdan al mejor Spielberg de En busca del Arca perdida (con el perro Milú ejerciendo como Indiana Jones, salvo que en lugar de perseguir cestas persigue la furgoneta en la que va el cajón con su amo secuestrado), trabajando con la luz, como por ejemplo en la escena de la entrada de Tintín en la mansión durante la noche y la sombra en paralelo que se revela como otro personaje, o haciendo transiciones visualmente estimulantes de una escena a otra. Hay muchas, pero me quedo con las de la gota de agua o el capitán remando en la barca en medio de un charco que pisa otro personaje, simplemente genial como encadenado de la acción, y esenciales para marcar el ritmo trepidante que no cesa en todo el relato, con lo que el director consigue mantenernos totalmente atrapados dentro de la trama, sin que podamos pensar si estamos viendo dibujos animados o personajes de carne y hueso.

A eso hay que añadir una batalla épica en el mar que respeta en su  división del flashback utilizando el recurso de los recuerdos interrumpidos del capitán todo el espíritu de la manera de fabular de Hergé, y al mismo tiempo ofrece un espectáculo  visual impresionante al público cinematográfico, o la persecución en la ciudad árabe, como digo mejor que muchas de las peleas y persecuciones que vemos en imagen real en los cines en los últimos tiempos, incluyendo alguna rodada por el propio Spielberg para Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal.

En mi opinión no hay modo de sacarle pegas importantes a la película, salvo algunas menores. Por ejemplo como lector europeo de las peripecias de Tintín, escuchar en la versión original en inglés cómo llama al perro Milú con el nombre que le pusieron en Estados Unidos, Snowy, me resulta desconcertante, y quizá hacia el final, con la pelea de las grúas, se hace evidente que en lo referido a ritmo trepidante continuo, se le va la mano y se acerca a algo que le criticaron en Indiana Jones y el templo maldito, ese encadenado de acción pura y dura propio del serial, en el que las escenas de diálogo ocupan forzosamente un segundo plano frente a las acciones. Pero considerando que personalmente me gustó, y mucho, Indiana Jones y el templo maldito, me reconozco incapaz de verle algo negativo a ese ritmo trepidante, como de persecución ininterrumpida, que marca toda la película.

Resumiendo: Spielberg abre nuevas perspectivas y horizontes para la motion capture con la que, en mi opinión, es uno de los grandes acontecimientos cinematográficos de la cartelera de este año.

Miguel Juan Payán

{youtube}ZpDryrKx9tE{/youtube}

Página 1 de 4

Videocríticas

[video] crítica Ralph Rompe Internet

[video] crítica Ralph Rompe Internet

19 Noviembre 2018

Video crítica Ralph Rompe Internet

Charlas de cine

Entrevistas video

Entrevista Miryam Gallego que nos habla de Instinto

Entrevista Miryam Gallego que nos habla de Instinto

20 Noviembre 2018

Entrevista Miryam Gallego que nos habla de Instinto

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.