fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
26.4 C
Madrid
lunes, junio 24, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Los Juegos del Hambre. Balada de pájaros cantores y serpientes ★★★★ (2023)

Getting your Trinity Audio player ready...

Crítica Los Juegos del Hambre. Balada de pájaros cantores y serpientes película dirigida por Francis Lawrence con Tom Blyth, Rachel Zegler, Hunter Schafer

Brillante adaptación de la novela homónima de Suzanne Collins, en la que Francis Lawrence escenifica el pasado del dictador Coriolanus Snow (Tom Blyth).

De qué va Los Juegos del Hambre. Balada de pájaros cantores y serpientes

Décadas antes de las aventuras protagonizadas por Katniss Everdeen, Panem se enfrenta a la celebración de los décimos Juegos del hambre. En el Capitolio, el brillante Coriolanus Snow (Tom Blyth) espera ganar el premio que le permitirá asistir a la universidad, pero un cambio de última hora obstaculiza sus planes: la doctora Volumnia Gaul (Viola Davis) y el decano Highbottom (Peter Dinklage) han acordado convertir a sus alumnos en mentores de los contendientes en los juegos. Un sorteo que empareja a Coriolanus con la singular y rebelde Lucy Gray Baird (Rachel Zegler).

Crítica Los Juegos del Hambre. Balada de pájaros cantores y serpientes

Suzanne Collins inventó un universo distópico y atemorizante en la saga de Los juegos del hambre, un conjunto de libros que dio pie a la célebre y exitosa serie de películas protagonizadas por la oscarizada Jennifer Lawrence. Después de mostrar las consecuencias de las matanzas selectivas de adolescentes pertenecientes a las clases bajas en los distintos distritos de Panem (actividades que recordaban mucho a los combates de gladiadores en la arena de la antigua Roma), la escritora ideó una precuela titulada Balada de pájaros cantores y serpientes, que es el texto en el que se basa la homónima película de Francis Lawrence. Un relato en clave psicológica, donde cuenta cómo era el dictatorial Coriolanus Snow, antes de transformarse en el gobernante inflexible al que interpretó Donald Sutherland, en los largometrajes precedentes.

El guion de este primer capítulo tiene lugar décadas antes de las aventuras de Katniss Everdeen. En un Pandem sumido en una profunda crisis de valores, los décimos Juegos del hambre no pasan por su mejor momento en cuanto a su popularidad. Esto lleva a la doctora Volumnia Gaul (Viola Davis) y al decano Highbottom (Peter Dinklage) a inventarse un cambio: los aspirantes a graduados deberán convertirse en mentores de los participantes en los juegos. Tras el sorteo pertinente, el brillante y ambicioso Coriolanus Snow (Tom Blyth) es emparejado con la rebelde y díscola Lucy Gray Baird (Rachel Zegler). La lucha por la supervivencia en las sangrientas jornadas que se avecinan une poco a poco al entrenador y a su pupila, y les envuelve en un proceso sentimental peligroso y controvertido.

Crítica Los Juegos del Hambre. Balada de pájaros cantores y serpientes ★★★★ (2023)

Francis Lawrence aprovecha con eficacia elementos provenientes de diferentes ámbitos. Una iconografía a medias entre la estética dominante en la extinta Unión Soviética y la generalizada en la Europa sometida por el Nazismo impregna cada una de las secuencias de Balada de pájaros cantores y serpientes, como si se nutrieran de un pasado conocido y abismal. Junto a semejantes inspiraciones visuales, el guion exhibe sus flujos argumentales en una amalgama de textos, que van de las obras más violentas de William Shakespeare (Coriolano y Tito Andrónico, como grandes referentes) a las sociedades asfixiantes presentes en Un mundo feliz, de Aldous Huxley, y en 1984, de George Orwell. Todo ello tamizado por ciertas conexiones con películas del talante mediático de Perseguido (Paul Michael Glasser, 1987), las atmósferas enrarecidas y mágicas de la saga de Harry Potter, y las odiseas migratorias de Doctor Zhivago (David Lean, 1965).

La mixtura de los variados hilos artísticos que conforman la urdimbre de Balada de pájaros cantores y serpientes ayuda a construir el contexto medioambiental en el que se mueve el joven Coriolanus Snow. Sin embargo, la eficacia a la hora de dibujar el curso político y social de Panem no se traslada adecuadamente a la forma en que Francis Lawrence despliega la historia de amor y supervivencia protagonizada por Snow y Lucy Gray Baird. La movie no acierta cuando intenta adentrarse en los sentimientos de la escurridiza Lucy, ni cuando toca la deriva sentimental del rocoso y pétreo Coriolanus; lo que impide que los personajes de Rachel Zegler y Tom Blyth desarrollen su leyenda con la necesaria contundencia y verosimilitud.

Te gustará si te gustó…

La cinta de Francis Lawrence guarda ligeras similitudes con distopías tan impactantes como 1984, Un mundo feliz y la saga de Mad Max.

Jesús Martín

Copyright 2022 AccionCine. Se permite el uso del contenido editorial del artículo siempre y cuando se haga referencia a su fuente, además de contener el siguiente enlace: www.accioncine.es

noreadigital.es expertos en videomarketing

Jesús Martín
Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos