fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
27.1 C
Madrid
domingo, mayo 26, 2024
PUBLICIDAD

Crítica Jay y Bob el Silencioso: el reboot ★★

Crítica Jay y Bob el Silencioso: el reboot ★★

Crítica de la película Jay y Bob el Silencioso: el reboot

Como tantos reboots, completamente innecesario… y tardío.

Mientras haya vida, hay esperanza, y tras el susto que supuso para su salud aquel infarto, Kevin Smith no sólo perdió un montón de peso, sino que nos trajo de vuelta sus personajes más icónicos, Jay y Bob el Silencioso, interpretados por Jason Mewes y él mismo, como siempre. Pero no lo hizo para hacer la prometida Mallrats 2, en tv o cine, ni para cerrar la trilogía de Clerks. Cogió su mayor gamberrada, Jay y Bob el Silencioso Contraatacan y decidió hacer una secuela, remake y reboot, todo a la vez, contando con los sospechosos habituales y recaudando dinero a través de crowdfunding incluso. Y por el camino hasta hizo las paces con Ben Affleck, quien fuese su amigo íntimo y protagonista de muchas de sus películas, con quien la relación se había roto.

La lástima es que todo ese esfuerzo se haya convertido en un chiste sin gracia alargado en el tiempo durante… bueno, demasiado tiempo, perdonen la repetición. Han pasado 19 años desde que la película original nos llegó, 18 si contamos el estreno en USA. Y aunque la idea de reírse de los reboots y los remakes haciendo un reboot y remake, me parece realmente interesante, el problema es el planteamiento. Una vez puede funcionar el truco de dar a Jay y Bob el protagonismo, pero los personajes no aguantan dos películas como protagonistas, no importan los cameos, las estrellas invitadas o el sentido del humor que quieras ponerle.

Crítica Jay y Bob el Silencioso: el reboot ★★

Ese es otro de los problemas de la película que no son pocos. Aunque visualmente, a nivel de fotografía y edición parezca la más competente de la carrera de Smith (sus años en tv han pulido su estilo visual, sin duda). Smith ha desnudado la gamberrada que era la primera película con una versión edulcorada, que ha perdido gran parte de su mala uva original. Casi todo chiste sexual ha sido eliminado, hay exceso de chistes escatológicos y no aprovecha los momentos que sí funcionan, como cierto grupo racista, la presencia de Jason Lee o el momento Ben Affleck, que es sin duda lo mejor de la película. Y aunque hay chistes que son efectivos, muchos son internos, sólo para quienes hemos crecido con los personajes. El resto ni los entenderá ni la película hace nada para que nos interesemos por ellos…

Le falta frescura, le falta inteligencia y le falta humor. Humor que no sea una repetición continua de lo que ya hemos visto en la carrera de Smith. Un director y guionista que nos sorprendió a todos y que tiene dos películas brillantes como Clerks y Persiguiendo a Amy, dos gamberradas divertidísimas como Jay y Bob el Silencioso Contraatacan y Mallrats, y películas inteligentes como Dogma, además de sorpresas como Red State o Tusk. Clerks 2 era una dignísima secuela. Y ojalá recuperar un día a ese ácido analista de la masculinidad de una época, de lo que suponía hacerse mayor, del amor y la amistad, con ese filtro casi surrealista que lo hacía tan creíble. Hasta ese momento, seguiremos esperando tras otra oportunidad perdida… Un fiasco en toda regla salvado por esos pocos chistes y algunos cameos (el de los créditos es sensacional…).

Jesús Usero 

 

Add to Flipboard Magazine.

 

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

Crítica Jay y Bob el Silencioso: el reboot ★★

 

Revista ACCION

{spoiler spoilerID , haga clic en mí para abrirlo , cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior , ambos} texto dentro del spoiler {/spoiler}

Jesús Usero
Periodista cinematográfico experto en televisión

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos