fbpx
AccionCine tu revista de cine y series
14.6 C
Madrid
martes, mayo 21, 2024
PUBLICIDAD

Un hombre de altura ***

Un hombre de altura ***Agridulce comedia romántica que se decanta hacia el drama y pierde la risa en beneficio de una sofisticación exhibicionista.

Dos caminos se le ofrecían a los responsables de Un hombre de altura: tirar por la vía del humor gamberro, desternillante, incluso procaz si es necesario, y proporcionarnos un paseo satírico regado copiosamente con vitriolo sobre lo falsa que es nuestra sociedad aparentemente civilizada y políticamente correcta en la que las apariencias siguen mandando y los complejos y el qué dirán también. Lo tuvieron ahí, ahí, y estuvieron a punto de conseguir que nos riéramos más. Pero en lugar de seguir por ese camino, que fácilmente podría haber suministrado Jean Dujardin, incluso aplicando una construcción de personaje que lo acercara a uno de los indiscutibles maestros de la risa en la historia del cine galo, Louis de Funès, prefieren tirar por la senda más trillada del amor casi imposible entre una alta rubia de aspecto nórdico a la que da vida Virginie Efira con una especie de mezcla entre Meg Ryan y Katherine Heigl a la que le aporta su propia e indiscutible personalidad, y el aspirante a novio más bajito que interpreta Dujardin. Resultado: desperdician la oportunidad de sacarle el máximo jugo cómico al papel de la protagonista femenina en un relato que, como suele suceder en este tipo de fórmulas de dramedia romántica, está aparentemente tejido para espectadores de ambos sexos pero en el fondo es una materialización de las inseguridades y miedos masculinos ante el sexo contrario, cocinados para goce y disfrute de féminas adictas a las peripecias románticas en conflicto o simplemente para mujeres que eligen hacer una visita turística a las fábulas de cuentos de hadas que les contaron en la infancia recicladas como delicatesen de reafirmación de la autoridad frente a sus congéneres masculinos.




En ese reparto de filias y fobias, de inseguridades, rencores, corazones rotos, desmembramiento sentimental y oportunismo emocional, Un hombre de altura pierde la oportunidad de sacar el máximo jugo a su propuesta de cuento moral, expresada en esa secuencia entre la madre y el padrastro de la protagonista, en la que ella deja claro que sólo vemos la paja en el ojo ajeno y en ningún caso la viga en el propio. Queda así satíricamente expuesta y en carne viva la falacia de lo políticamente correcto.

La verdadera fuente de interés está en el retrato de la farsa social, de la marginación de los individuos en relación a su aspecto físico, peso, procedencia social… Bueno, no, aquí no se habla en absoluto de clase social porque claramente la película es una historia de príncipes y princesas burgueses, acomodados, él arquitecto, bajito, pero con cochazo, dinero y gustos y aficiones caras para poder gastarlo. Ella abogada muy acomodada, clase alta, sofisticada, tan espigada en lo físico como en lo social, la diosa inalcanzable. De manera que finalmente el mensaje es éste: bajito vale, pero siempre que tenga la faltriquera bien forrada. No es nada nuevo: ese mismo reparto de protagonismo ha estado siempre presente en los cuentos de príncipes, princesas, hadas y dragones, en los que los ratones lumpen, caso de que aparezcan, lo hacen exclusivamente como recurso cómico de segunda fila y sólo muy ligeramente por encima del decorado, como la asistenta del arquitecto protagonista de esta película, otro personaje claramente desperdiciado en lo que a risas se refiere.

Miguel Juan Payán


COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine


Artículo anterior
Artículo siguiente

AccionCine - Últimos números

Paypal

SUSCRÍBETE - PAGA 10 Y RECIBE 12 REVISTAS AL AÑO

Artículos relacionados

PUBLICIDAD

Últimos artículos