Crítica de la película Rambo

Una secuela que no era necesaria pero que aún así es muy entretenidaine

Mientras escribo estas líneas, se está terminando de realizar la que será la quinta entrega de la saga de Rambo, la cual empezó en 1982 con Acorralado y que, tras su rotundo éxito, la secuela estaba asegurada. Antes de analizar esta película voy a hacer un breve resumen de quién es John Rambo por si hay algún rezagado que no sepa quién es, evitando spoilers de la película original por si alguien aún no la ha visto.

El personaje de Rambo es el protagonista de la novela “Primera Sangre” del escritor David Morrell, quien mientras daba clases en la Universidad de Iowa vio que muchos jóvenes que volvían de la guerra de Vietnam eran incapaces de adaptarse a la vida civil, padeciendo serios problemas de concentración, estrés postraumático o dificultades para controlar la ira. De esta manera nace el personaje de Rambo, un veterano de guerra que había desempeñado con honores su trabajo en Vietnam pero que al regresar a casa se encontró con un país que no sólo le despreciaba y le daba la espalda sino que, además, no le daba opciones para reinsertarse en la sociedad y ganarse la vida, teniendo casi que mendigar para sobrevivir hasta que choca con el Sheriff de un pueblo con ganas de tocarle las narices y Rambo se desata provocando el caos.

La novela es mucho más violenta que la película Acorralado, en la que Rambo (Sylvester Stallone) sobre todo se defiende intentando provocar el menor daño posible, evitando matar a sus atacantes quienes no terminan de entender contra quien se están enfrentando. La mejor manera de resumirlo sería parafraseando al gran Clint Eastwood en Gran Torino: “¿Nunca os habéis cruzado con alguien a quien no deberíais haber puteado? Ese soy yo...”. En efecto, ese es John Rambo.

Crítica de la película En el nombre del padre 

La mejor película de Daniel Day-Lewis y uno de los mejores dramas carcelarios de la historia del cine

Cuando hablamos de cine carcelario, normalmente salen a la palestra títulos como La gran Evasión, Cadena Perpetua, Brubaker, La milla verde… Pero luego hay otra serie de películas que, por alguna razón, no nos vienen a la mente y no es porque sean obras menores ni mucho menos, simplemente no tenemos interiorizado que pertenezcan al género carcelario y las dejamos apartadas. Dos buenos ejemplos de ello son American History X y la película de la que hablamos hoy: En el nombre del padre.

Estrenada en 1993 y dirigida por Jim Sheridan, basó la película en los hechos narrados en la biografía de Gerry Conlon llamada En el nombre del padre (título original: Inocencia Probada, 1990) en la que el autor cuenta sus vivencias tras ser condenado con pruebas falsas por un crimen que no cometió y por lo que también hicieron preso a su padre, Giuseppe. Conlon era uno de “los cuatro de Guildford” (Paul Hill, Carole Richardson, Patrick Amstrong y Gerry Conlon), cuatro jóvenes que fueron condenados y encarcelados injustamente en el Reino Unido en 1974 acusados de poner dos bombas y de pertenecer al grupo terrorista IRA.

Video Crítica de la película Nosotros dirigida por Jordan Peele y protagonizada por Lupita Nyong'o, Elisabeth Moss y Winston Duke

Crítica de la película Quiero comerme tu pancreas 

Shin’ichiro Ushijima emociona con este conmovedor largometraje .

A menos de un mes de su estreno en cines españoles por parte de Selecta Visión, he sido uno de los afortunados en poder disfrutar de esta maravillosa película. Poco malo tengo que decir sobre ella, porque verdaderamente ha sido una experiencia increíble, llena de emociones y buenas sensaciones. Su historia, para quien no la conozca, trata sobre un chico que encuentra un diario de una joven que apenas le quedan meses de vida debido a un problema en el páncreas. Es a partir de ese momento cuando se entablará una amistad especial.

Solo con su sinopsis ya sabemos que va a ser una historia dura, pero llevada y contada tan bien que os llegará al corazón. Suelo dejar esta parte para el final de mis críticas la mayoría de las veces, pero aquí quiero recalcarla desde el primer momento; Su banda sonora. Es simplemente increíble, con temas emotivos y melancólicos, pero también muchos de ellos alegres y risueños, como su propia protagonista, permitiendo al espectador sentir un estado de ánimo diferente en cada una de sus escenas acordes con la música.

Crítica de la película Dolor y Gloria 

Almodóvar regresa con su película más personal, seguramente.

Un ejercicio de sinceridad del autor, que se desnuda ante los espectadores y pone su alma en pantalla, lo que tiene una parte muy buena y otra no tanto. En los últimos años, Pedro Almodóvar ha dirigido y escrito algunas de sus películas más personales y autobiográficas, ya sea para hablar de su vida actual o para contar sus recuerdos… Había mucho del director en películas como Volver, La Mala Educación o Los Abrazos Rotos… Y creo que pocas podrían compararse con lo expuesto en Dolor y Gloria, su nueva película. Y esta sinceridad abrumadora es su mayor virtud, pero también una espada de doble filo que hace que, al final, titubee en demasiados momentos. Momentos de grandeza enorme y otros demasiado forzados.

Antonio Banderas, peinado incluso como el propio Almodóvar, es al alter ego del director, dando vida a un director de cine que debido a un problema físico ha decidido dejar de dirigir… En este momento de su vida, los fantasmas, pasados y presentes, de su vida, se personan ante él, para hacer balance de lo ganado y de lo perdido, de lo sufrido y de lo gozado. Desde los recuerdos de infancia con sus padres, a el reencuentro con su vida en los ochenta, cuando su carrera comenzaba a despegar… Y así casi parece que Almodóvar hace las paces consigo mismo, incluso de nuevo con Banderas, y juega con el propio metalenguaje, cine dentro del cine, dejándonos decidir qué es lo real y lo ficticio en esta historia…

Crítica de la película Nación Cautiva 

Astuto giro en el planteamiento de Distrito 9 en busca de reinventar el subgénero de invasiones extraterrestres.

Echábamos de menos la vuelta del director Rupert Wyatt a la ciencia ficción tras sentar las bases en El origen del planeta de los simios de una de las mejores trilogías del género. De hecho, la historia de César presenta suficientes puntos en común con Nación cautiva como para poder afirmar que existen una serie de constantes temáticas en su filmografía: la privación de libertad, la seguridad y el control vs la libertad, la llamada a la rebelión para combatir la represión o cómo la ausencia de la familia moldea nuestra personalidad.

En Nación Cautiva un joven que forma parte de un grupo de rebeldes intenta plantar cara a los humanos colaboracionistas y a los aliens que se adueñaron del planeta hace diez años. Un punto de partida que tiene ecos de la actualidad, con las políticas migratorias de Donald Trump o el ascenso de la ultraderecha en Europa, y que define perfectamente el tono de la película: una distopía en forma de thriller político de espías. Quien espere explosiones, testosterona y patriotismo rancio en la línea de Independence Day o Transformers se ha equivocado de sala. Si tuviéramos que definirla, sería como un cruce entre Distrito 9 (cambiando a los aliens por humanos como especie sometida) con la saga de Jason Bourne y los ideales políticos de V de Vendetta. Si quitáramos a los aliens el resultado sería prácticamente el mismo, y ahí residen sus virtudes y defectos.

Crítica de la película Blanco Humano 

Bienvenido a Hollywood Sr. Woo pero… necesita mejorar

En el año 1993 estrenaba su primera película dirigida en Estados Unidos el director chino John Woo, quien llegaba desde Hong Kong en donde había tenido absoluta libertad en su trabajo, tanto artística como creativa, y que al embarcarse en esta producción americana tuvo que adaptarse a la manera de trabajar de los estudios, al igual que su película, que para adaptarla a los gustos americanos fue mutilada en la sala de montaje.

Independientemente a esto, Woo demostró en esta película y en posteriores (Broken Arrow, Cara a Cara, Misión Imposible 2) su talento para contar historias interesantes cargadas de buenas escenas de acción a pesar precisamente de esa “americanización” a la que fue sometido por las productoras para sustituir la violencia explícita y las imágenes más impactantes por otras más espectaculares y vacías. A pesar de todo, la película fue un éxito en taquilla, recaudando 75 millones de dólares de los 19 que costó, abriendo el camino a Woo a otras producciones cada vez con mayores presupuestos.

Y claro, hablar de acción en los 90 es hablar de Jean-Claude Van Damme, quién había saltado a la fama en 1988 con la película Contacto Sangriento y terminó de despegar su carrera en 1992 gracias a la película Soldado Universal en la que compartía protagonismo con Dolph Lundgren.

Crítica de la película Nosotros 

Peele se confirma como un talento en el género de terror con trasfondo social.

Nosotros mejora notablemente el trabajo de Peele en el marco del género de terror sobre lo que hizo en Déjame salir. Mejora las propuestas de intriga y terror de aquella y se sitúa entre lo mejor que nos ha propuesto el cine de terror de los últimos años, ya que junto a su eficacia dentro de los parámetros del género le devuelve al mismo una cualidad de reflexión, espejo y gruta capaz de hacerse eco de inquietudes sociales que es lo que precisamente le ha venido faltando al este tipo de fábulas inquietantes desde que el Nuevo Terror hiciera su aparición en el cine estadounidense allá por los años setenta.

Crítica de la película Escape Room 

Imaginativa película de Adam Robitel, dotada de ritmo frenético.

Las múltiples similitudes con filmes de semejante factura temática a Escape Room no consiguen apagar el fulgor y el interés de esta vertiginosa obra, rodada con inteligencia y enorme sentido del entretenimiento activo. Adam Robtitel, como muchos cineastas antes que él, da una vuelta de tuerca tecnológica y social a la leyenda del laberinto y el minotauro cretense; y construye un mecano a lo Agatha Christie, donde los diez negritos de la novela de la escritora británica se convierten en seis jugadores, sin aparente conexión existencial entre ellos.

Tattooist

11 Mar 2019

Crítica de la película Upgrade

Michael Wong nos trae un cortometraje que sabe a antecedente de largometraje.  

Porque más que un cortometraje, en los 80 segundos que dura The Tattoist, se encuentra el tráiler de una película de terror y posiblemente gore, que viene de la mano de Michael Wong, un cineasta nacido en Malasia y que ha trabajado gran parte de su vida en China como director creativo y director de arte para muchas agencias de publicidad, antes de dar el salto a la dirección, también en publicidad y con dos cortometrajes, el segundo que es el que nos ocupa, donde además guioniza esta historia.

Página 1 de 237

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp