Historias de Miedo para contar en la Oscuridad ★★★

Crítica de la película Historias de Miedo para contar en la Oscuridad

Cine de terror para iniciarse en el género…

No es una película para quienes ya conocen los mecanismos del cine de terror más profundo y general. Si usted viene de Midsommar o Hereditary, no es su película, claro. Y tampoco para quienes disfrutan del terror más mainstream que llena salas como el universo Expediente Warren de James Wan y compañía… Historias de miedo para contar en la Oscuridad es un honesto relato de terror al calor de una hoguera para que las familias con una cierta edad acudan a celebrar el género. Para que los más jóvenes (no, no los niños, no nos confundamos con Pesadillas) disfruten del terror con cierta elegancia y seguridad, y sus mayores les cedan el testigo. Para que se interesen por el género y aprendan a descubrirlo.

Ambientada en 1968 (un detalle que la película recalca pero del que nunca termina de sacar partido) la historia sigue a un grupo de amigos que la noche de Halloween visitan una casa embrujada, donde una leyenda de finales de siglo habla de una joven que contaba historias de terror… Historias que siguen llegando ahora y que condenan a sus protagonistas… Así el relato integra inteligente y elegantemente esos relatos más cortos, esas pequeñas historias de terror que recuerdan a los cuentos al calor de la lumbre o a esas historias que nos llegaban de series como El Club de la Medianoche. Y en ese sentido, en esa línea cumple la película a la perfección gracias a la dirección de André Øvredal, su puesta en escena, y el trabajo de producción de Guillermo del Toro, guionista de la película también.

Eso nos lleva a señalar uno de los problemas de la película, el guión. Plagado de tópicos, desde los personajes hasta el desarrollo de la trama, pasando por esos elementos que presenta y nunca aprovecha, como es el tema de Vietnam, que queda en un segundo plano anecdótico. También es evidente que la película se cae en el tercer acto, sin la fuerza de los dos primeros, donde se presentan los monstruos e historias más interesantes, claramente salidos de la mente de su director (que es el de Trollhunters) y su productor (con especial énfasis en La Cumbre Escarlata). Es un guión funcional y tópico, lo que destaca es la puesta en escena de su director.

Cumple su joven reparto, pero ante todo cumple André Øvredal, quien es capaz de generar tensión, usar el silencio (bendito silencio) en la historia, construir tensión y jamás, jamás, abusar de los sustos fáciles. Sólo dos sustos en toda la película contados. Prefiere generar tensión y lo hace bien, aunque una vez se enciendan las luces todo se olvide, porque no hay un terror real, humano, creíble (por ejemplo, el padre de la niña en IT, sin ir más lejos) que nos acompañe a casa. Todo es sobrenatural, sencillo, bien diseñado, pero nada que nos aterrorice de camino a casa. Una competente propuesta, con un intrigante final que promete muchas cosas (algunas debería haberlas mostrado en la película) y que puede servir de puerta de acceso al género a una nueva generación.

Jesús Usero

 

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
Modificado por última vez en Miércoles, 14 Agosto 2019 12:29
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp